5 de octubre de 2017

Quiero conocer mundo

Hace tiempo me propuse viajar, conocer mundo, pero nadie me quería vender un billete. 

Acudí a estaciones, aeropuertos... ¡nada! Las ventanillas se cerraban al verme, "vuelva usted mañana", me decían. Cuando más desesperada me sentía, en el anden del destino, una chica vestida de amarillo me contó una historia.
Aquellas mujeres que quieren conocer mundo tienen que escribir una petición al viajero del tiempo
Así que atesore mis referencias de buena viajera, tomé pluma y pergamino, y las letras bailaron solas al son de la razón.

Pronto obtuve un pase especial con el que llegar a un nuevo mundo lleno de esperanza, empatía, sabiduría... y ahí, al cobijo de otros magistrados de la ciencia, nació ésta EndoVikinga.


Sería tras mi primera operación, viendo que los dolores no cesaban y teniendo un trato cuasi vejatorio, por parte del ginecólogo que me llevaba, cuando redacté mi petición de segunda opinión.

A ella adjunté todos los informes que poseía, de los especialistas que me habían tratado en los últimos tiempos, además de la Guía de atención a las mujeres con endometriosis en el Sistema Nacional de Salud (SNS) (las partes que se ajustaban o explicaban lo que yo argumentaba para ser derivada a un Hospital con Unidad de Endometriosis) y lo presenté ante la CONSEJERÍA DE SANIDAD Y SERVICIOS SOCIALES, pasándolo por registro en la Gerencia del Servicio Cántabro de Salud.

Somos muchas las Vikingas que tenemos un diagnóstico de Endometriosis Severa, Endometriosis Profunda o Endometriosis grado IV (diferentes nombres para una misma cosa) pero pocas las que hemos logrado una derivación a un centro de referencia.

Por eso, desde aquí, brindo mi ayuda para todas aquellas #Endovikingas que encuentren trabas y problemas para obtener una derivación.

Y recordad 
>>Las mujeres con Endometriosis Profunda de Grado IV, que además ya han sido sometidas a una intervención quirúrgica, deben ser derivadas a profesionales que cuenten con equipos multidisciplinares<<
(página 49 de la Guía de la Atención a las Mujeres con Endometriosis en el SNS, publicada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en 2013)

26 de septiembre de 2017

¿Y ahora qué?

La noche cae sobre mis hombros y a la luna miro en busca de sabiduría. Ella sabe que el tiempo es inexorable y que ésta Leona Vikinga se queda sin segundos.

Hace dos años que todo comenzó; parecía que a partir de entonces todo sería fácil. Decirle adiós era la garantía pero... La pérdida nada cambió. La vida seguía siendo una cuesta empinada que escalar sin ayuda. 

Los últimos cartuchos los había prendido y su luz me guiaban por el abismo sombrío. Paré un segundo a tomar aliento, resbalé y caí al vacío donde el Leviatán me esperaba con los abrazo abiertos. 

No puede ser, tengo que encontrar una salida, un camino secreto oculto en las sombras y, al extender mi brazo, mi mano alcanzó una espina donde poder agarrarme y tener esperanza.

Esa espina, difícil de apretar, era lo suficientemente firme para soportar mi peso y así me alcé, encontrando un nuevo camino. 

Ese camino que tantas mujeres hemos tomado mientras pensamos en la familia, la necesidad y en que esa cuesta tiene que ser coronada.

Así que, ahora, estoy en lo alto de la cima, de la cuesta. Con temor, cansada pero no abatida. Con la suficiente energía para seguir adelante. Con el arrojo y empuje necesarios para dar un nuevo paso y seguir escribiendo las páginas de mi vida.

Hoy intento emprender contando con mi fuerza, mi tesón y, si quieres, con tu apoyo, pues la enfermedad no puede pararlo todo.

imagen vía:Le Bois

22 de septiembre de 2017

El sonido de la Lyrica

Imagen relacionadaOí tu nombre en una sala donde el verde brillaba y el ruido no existía. 

Nada más escucharlo soñé con hermosos romances, parajes idílicos.

Pero el poder de la palabra me hizo caer en tus letras.

Esa Y no era ornamental. 

Esa Y, que portas majestuosa, revela tus turbias intenciones.

Ay, amiga Lyrica que poco hace que nos conocemos y cuanto te puedo odiar ya.
Resultado de imagen de separador párrafo
¿Qué es Lyrica?

Lyrica es un medicamento (pregabalina) que se receta a adultos para tratar el Dolor Neuropático periférico y central, así como el Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) y la Epilepsia, en el tratamiento combinado de las crisis parciales con o sin generalización secundaria. (+info aquí)

¿Quién me lo ha recetado, cómo y por qué?

El 11 de septiembre de manera inesperada, acudí a la Unidad el Dolor para iniciar los bloqueos del nervio pudendo.

En el mes de Julio me habían realizado una Rizolisis en el nervio inguinal sin beneficio frente a mi dolor, así que, pese a la negativa inicial del buen doctor (como te comenté en aquí) a darme drogas por mi edad, ésta cita también sirvió para irme a casa con mi receta de Lyrica.

Aproveché el reposo, propio del bloqueo del pudendo, para la primera toma del fármaco, pues en consulta me habían indicado que uno de los efectos secundarios más frecuentes eran los mareos, así que mejor en casa por si acaso.

Parecía que esa primera pastilla de 25 mg no me había hecho nada de nada así que seguí con el tratamiento hasta llegar al día de hoy.

Control del dolor y efectos adversos

Por el momento puedo decir que ésta dosis (75 mg/día) no me está resolviendo los dolores, cosa que me esperaba pues el médico me indicó que la dosis mínima para combatir el dolor es de 150 mg/día, cantidad que se debe conseguir progresivamente para evitar la aparición de efectos adversos.

Así mismo he notado la aparición de algunos efectos secundarios que me llevan a plantearme si dejar la medicación.
-Cefaleas de tensión
-Pérdida de atención/concentración
-Sensación de embriaguez
-Adormecimiento en la punta de la lengua
-Somnolencia
-Visión en tubo mientras estoy delante de la pantalla del ordenador (hecho que descubro mientras escribo ésto)
Y lo que más me preocupa, o molesta, para vida cotidiana es la pérdida de palabras, el quedarme en blanco en medio de una conversación y no poder hilar una frase con otra, mirar a la otra persona sin saber qué está pasando o diciendo.

Así que ya tengo cita con mi médico de familia para poder hablarle de el sonido de la Lyrica que vive en mi cerebro pues, como toda droga, no se puede suspender su ingesta de golpe.

Resultado de imagen de lirica bosque oscuro


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...