8 de agosto de 2016

Fotocopia de mamá

Es cierto que los niños pequeños son esponjas y que copian conductas del resto de seres que los rodean, sean humanos o no.

Cachorro ha sido un bebé despierto, con 15 meses hablaba perfectamente y comenzó a caminar a los 10. Copiaba todo lo que hacíamos y se nos caía la baba admirándole. ¿Os suena? Los padres somos todos iguales.

La imitación continua hoy en día. Pobre de mi como se me ocurra decir que no quiero comer más, que encuentro la comida salada... él dejará de comer también, aunque le esté gustando. 

Pero con ésto ¿a dónde quiero llegar? 

Cachorro ya es un niño mayor, 6 años son muchos años,  ya no queda nada de mi bebé aunque sigo sorprendiéndome y aprendiendo de él.  

Cada vez despunta más su propia personalidad y se separa de mi. Pese a todo, sigue siendo una fotocopia de mamá. Y no me refiero a que nuestro color o número favoritos sean los mismos, o a que nos guste la misma comida, películas o música. No, aunque también.

Cachorro es igual de sensible que yo. Ambos lloramos ante escenas tristes, ya sean en la vida real o a través de una pantalla. Nos emocionamos al oír nuestra canción favorita o se nos ponen los pelos de punta viendo una obra de teatro.

Ambos somos muy imaginativos y tenemos ese punto de locura simpática. Qué niño no...

El miedo a la oscuridad, a monstruos en la noche o a que se plante un zombie en nuestra habitación y nos chupe el cerebro es algo repetitivo en la infancia de los dos. (valeee ésto está cogido con pinzas, pues son temores propios o típicos de la edad, pero ya que a su padre no le pasaba -es el valiente de la familia- y a mi sí... me lo apunto; además yo sigo corriendo por el pasillo en mitad de la noche para ir al baño)

Bailar mientras nadie nos ve. Mirarnos en el espejo y mantener conversaciones eternas. Inventarnos canciones. El sonido de nuestra risa. El gusto por estar acompañados. Dormir agarrando las sábanas...... ¿Aprendido o innato? no lo sé. 

Lo que sí sé es que mi pequeñajo se parece una barbaridad a mi y eso me hace inmensamente feliz pues, a fin de cuentas, yo no estoy tan mal ¿no?


Y vuestros hijos ¿a quién creéis que se parecen?


2 de agosto de 2016

Vivir sin útero

Muchos dicen que la maternidad es un regalo de la Naturaleza. Otros tantos piensan que es algo fácil de conseguir, que quien no tiene hijos es porque no quiere

La mayoría de los mortales opinan que el útero no es más que la caja donde se gesta ese regalo y que, una vez abiertos todos los regalos, no sirve para nada.

Hace 6 años que abrí el regalo que la Naturaleza me hizo. Ese regalo fácil de conseguir. Ese regalo que me correspondía como mujer. Ese regalo que se gestó en esa caja blindada guardada en mis entrañas. 

Pero quise más regalos. Avariciosa me llamaron y la Naturaleza les creyó. 


Tras dos largos años bailándole a la luna no entendía por qué mi caja no albergaba ningún nuevo regalo. Tal vez el blindaje se había reforzado tras abrir el primero.

Llena de dudas busqué y busqué. Estaba claro que la Naturaleza se había enfadado y me había castigado con una Endometriosis Profunda y con la Infertilidad Secundaria.

"Ya no habrá más regalos para mi"

Muchos meses pasaron hasta que alguien oyó mis sollozos en la oscuridad, me tendió su mano y ayudó a escapar de mi castigo.

Mi salvador me quitó el útero, esa caja blindada que estaba cargada de dolor, enfermedad y tristeza. Me quitó las trompas, esos instrumentos que ahora eran sangrientos e inútiles. Me quitó un ovario y me devolvió la sonrisa.

La Naturaleza no ha terminado de levantarme su castigo, pues la avaricia es un pecado capital y ella sabe que las normas se deben cumplir siempre, aunque te hagan ojitos. Así que ya no habrá más regalos para mi y aunque ella me ha hecho sufrir mucho me estoy recomponiendo y preparando para seguir luchando porque vivir sin útero es algo más que dejar de recibir regalos.





23 de marzo de 2016

Gracias a ti...

El sol entra por la ventana mientras miro su reflejo en la pantalla y pienso. Hace tiempo que sólo veo sombras con destellos de obscuridad. Los ojos se me nublan cuando pienso en lo que no llegará...

Al sentarme y dejar perderse a la mirada en la nada pienso... y justo, cuando estoy pensando, sumida en una abstracción total, tu cara aparece de la nada junto a un buuuuhh!! Es justo en ese preciso momento en el que dejo de pensar y sacudo las neuronas obscuras de mi cerebro.

Gracias a ti no me he vuelto loca. Gracias a ti cada día tengo fuerza para seguir luchando y caminando por una senda misteriosa repleta de obstáculos que juntos saltaremos y derrotaremos. Gracias a ti soy mejor persona. Gracias a ti sonrío aunque no me apetezca. Gracias a ti salgo a la calle aunque sólo sea para llevarte al colegio. Gracias a ti estoy aquí.

Eres lo mejor de mi vida, el motor que me impulsa a vivir y sólo puedo darte las gracias por quererme como lo haces, demostrándomelo cada día, incluso esos días en los que estoy metida en la cama sin poder pasar tiempo de verdad contigo. 

Te quiero mi niño y espero que nada cambie lo que nos amamos.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...