23 de diciembre de 2014

Odio la Navidad

En la adolescencia odiaba la Navidad, y si me paro a pensar el motivo, no lo recuerdo. Supongo que
la rebelión de los imberbes es así, estúpida! No sé si odiaba el hecho de comer suculentos manjares, tener los regalos que siempre quisiste o tal vez fuera por la fiesta y jolgorio que la rodean, sobre todo para un joven veintiañero que no tiene mayor preocupación que elegir modelito y peinarse.


Pero esto no siempre fue así, de niña me encantaba la Navidad, es parte de mis mejores recuerdos. Tal vez por eso, desde que soy madre, la niña feliz que fui nace cada Navidad y se convierte en mi época favorita del año, junto con el día del cumpleaños de Cachorro.

Para mi estas fechas son mágicas y cada año esa magia es mayor, así que espero exprimirla al máximo antes de que Cachorro se convierta en un adolescente imberbe y estúpido! 

Sí, lo sé, quién no ha tenido ganas de hacer justicia en el mundo y gritar que todo es capitalismo, falsedad e hipocresía. Los ventiañeros saben mucho de ésto, pero yo voy para los cuarenta aceleradamente y, no es que no me importe, es que he decidido ser feliz y, sobre todo, hacer feliz a mi hijo.

Poder ir al encendido navideño, cada año más cutre, pero cargado de emoción, nerviosismo y admiración es lo más. Poder pasear por las calles infestadas de gente para descubrir al auténtico Papá Noel -hecho demostrado cientificamente por Cachorro al entregarle el entrañable personaje un caramelo de su sabor favorito- no tiene nombre. Poder contar los días que faltan para Navidad como si fuéramos a presenciar el fin de la crisis. Poder contarle la historia de cómo nació el Bebé Jesús mientras el malvado Herodes lo buscaba para impedir su reinado con la ayuda de los Romanos una y otra vez sin cambiar una coma, como quien entra en bucle y recita a Neruda ante un teatro lleno es indescriptible. Poder cantar villancicos a pleno pulmón, ahora sí, sin que nadie te mire raro. Poder jugar toda la mañana porque no hay que ir al colegio y sin prisas por nada es vida.

Desde que Cachorro entró el en colegio he guardado mis vacaciones para disfrutarlas con él y sé que es lo mejor que he podido hacer. No hará sol, no dejará de llover, hará frío y muchas tardes las pasaremos en casa, pero JUNTOS y eso si que es un regalo. Así que mi mejor regalo de Navidad para mi hijo soy yo, aunque luego me vuelva loca y la carta de los Reyes crezca, porque su madre  es una derrochadora feliz, sobre todo muy feliz.

Hoy hacíamos recuento de los días que quedan para la cabalgata de Reyes, aun recuerda con detalle la del año pasado, con esa media sonrisa y voz típica que solo él pone cuando está nerviosísimo hemos iniciado oficialmente nuestra Navidad, a pesar de que el árbol está instalado desde Noviembre y el Belén lo hemos cambiado tres veces.

Así que si estas leyendo esto y piensas que la Navidad es una época de consumismo, falsedades e hipocresía, no seré yo quien te diga que no, pero sí la que te diga ¿estás seguro? 

Sea como sea te deseo de todo corazón que tengas una FELIZ NAVIDAD y sepas disfrutar de esos pequeños momentos que sólo ella te da.













9 comentarios:

  1. Feliz navidad para vosotros tb!!! A mi tb me encantaba la navidad y ahora es un recuerdo agridulce de una infancia q jamás volverá. El año q viene serán especiales si Petri está con nosotros!!

    Disfruta de cachorro todo lo q puedas!!

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Os deseamos también una Feliz Navidad y año Nuevo... Y sí, si quitas todo el consumismo y falsedad que le rodean y te quedas con lo esencial, lo importante... la Navidad es maravillosa, mágica, inocente... y con niños en casa más aún... nosotros también contamos los días para la llegada del Olentzero y hallamos mil y una explicaciones de cómo llegaran y dejaran los regalos los Reyes... Ponemos las luces todos los días en cuanto el sol se esconde y hacemos miles de felicitaciones manuales porque hay que dárselas a todos... y me encanta ver sus caritas cuando descubren un papa Noel o ven un árbol de Navidad... sí... la Navidad es fantástica y la mejor época del año

    ResponderEliminar
  3. A mi también me encantaba la Navidad de pequeña y estoy deseando que M crezca y estoy deseando que M crezca para tener una excusa y decorar la casa, disfrazarme, ir a ver a los reyes...Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  4. Yo pienso disfrutarla con mi familia. Con la mía, con la que he creado yo. Mi marido y mis hijas. La puerta estará abierta a los demás, por supuesto. Pero paso de malas caras, malos rollos y falsedades, porque yo no soy así, y me cuesta horrores.

    ResponderEliminar
  5. Había leído rumanos.... Jajajaja estoy fatal.
    A mí de siempre me había gustado la navidad, pero es cierto que durante una época, los veintitantos no sé, perdió magia para mí, tal vez porque coincidió con la pérdida de mis abuelos paternos a los que yo me encontraba estrechamente unida. Pero como a ti, toda esa magia volvió cuando nació Mm, y aunque me ha costado contagiar mi hogar de ella (el padredelasfieras es un dejao porque en su familia casi ni se vive, no decoran y los días de fiestas es un aburrimiento), creo que poco a poco lo estoy consiguiendo.
    Este año se une mi familia de Cádiz, con la que la he pasado cuando era niña y que desde que se fueron mis abuelos, dejaron de Venir así que ando como niña con zapatos nuevos de la emoción por volver a celebrarlo con más familiares. ^_^

    ResponderEliminar
  6. Sin duda es una çepoca de consumismo, hipocresía y falsedades, si decimos lo contrario, mentiríamos, pero también es una época de solidaridad, de afectos, de cariños, de reencuentros, de emoción, de felicidad, ....
    Siempre me ha gustado la Navidad. Es cierto que de unos años para acá los días de reuniones familiares han perdido el encanto que tenían cuando era pequeña (primero, al tener que compartirlas con la familia política, que pasan de estas fechas y hacen unas reuniones penosas, comparadas con las de mi familia, y segundo porque en mi propia familia - versión extendida - últimamente ha habido algún desencuentro), pero la ilusión de Reyes no me la quita nadie, y desde que Peque está con nosotros, mucho menos.
    Este año es el primero en que es plenamente consciente de la Navidad, está loco con las luces, los árboles, los escaparates, lo paquetes de regalos, los Reyes, ..... Y yo, loca con él, claro.
    Además, estamos esperando la llegada de hermanito, que va a ser el mejor regalo de estas Navidades, sin duda.
    Un besazo guapetona y ¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!

    ResponderEliminar
  7. Consumismo?jajaja en mi casa estamos con el chiste "consumismo coche","consumismo árbol",jajaja

    ResponderEliminar
  8. yo adoraba la navidad de pequeña...y no tan pequeña...a mi dejo de gustarme cuando la empecé a pasar a 13.000km...hoy lo cuento en el blog...como cada navidad...pero desde que soy madre cada navidad tambien busco a esa niña que llevo dentro y miro a las niñas que tengo en casa...porque aqui no hay luces, no hay mercadillos, no hay cabalgata de reyes...pero a ellas parece que no les importa y disfrutan y lo viven con tanta ilusion...que cada 24 de diciembre me reencanto con la navidad...

    ResponderEliminar
  9. me ha hecho gracia el chiste de Johanna xD

    nunca hay que perder el niño interior, ese que esconde lo que somos de verdad y que es, en realidad, lo que queremos ser ^^

    Feliz Navidad! :***

    ResponderEliminar

Tu experiencia y opinión me interesan mucho por eso te animo a que escribas un comentario o si lo prefieres me mandes un e-mail contándome lo que consideres. Muchísimas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...