6 de octubre de 2014

Batallas perdidas

Es curioso cómo, los padres, nos empeñamos en hacer según qué cosas con nuestros hijos, esperando que ellos disfruten. Desde apuntarlos a nuestro deporte favorito a comprarles libros cuyas historias les aburren soberanamente pero que a ti te parecen de lo más divertidas.

En mi caso, me he empeñado en que a Cachorro le guste ir al cine. No sé muy bien por qué, pues al niño las películas nunca le han llamada la atención, nunca te pide ver la televisión y muchísimo menos que le pongas una película. Pues aun con todo, sigo insistiendo y tirando el dinero en el cine.

Lo he llevado 3 o 4 veces a que disfrute descubra la magia de estar viendo una película en pantalla gigante con palomitas, refresco de cola y una madre entusiasmada a su lado. También lo he intentado yendo acompañados por un amigo, pero... ni por esas. Él lo intenta, diré, pero es superior a sus fuerzas, da igual qué película sea, a la media hora nos vamos del cine.

He llegado a pensar que el motivo principal de la huida de Cachorro es la película en sí, pues ni Aviones, ni La Lego Película, ni Río 2, ni Cómo entrenar a mi Dragón 2 (con lo que a mi me estaba gustando) fueron de su agrado. Él me pide ir a ver Los Guardianes de la Galaxia, Capitán América y cosas así. Obviamente me niego, y no porque crea que no le van a gustar, que imagino que la aguantara completamente, sino porque no están recomendadas para menores de 12 años, así que... lo lleva claro.
fuente 
Mientras escribo pienso lo tozuda que soy, rozando la pesadez supina, y me prometo a mi misma no volver a llevarlo al cine hasta que tenga, como mínimo 10 años y sea él quien me lo pida expresamente. Pero, para qué auto engañarse, estoy segura que cuando proyecten una nueva película que me parezca interesante, volveré a caer, volveré a enseñarle el trailler, me volverá a decir que le gusta, que sí quiere ir a verla y a la media hora nos escabulliremos de la sala y volveré a meditar y confirmar que soy idiota.

Hasta que llegue este nuevo día seguiré viviendo con la ilusión de que he superado mi obsesión y respeto a mi niño.

Vosotros ¿qué batalla tenéis perdida?




19 comentarios:

  1. Vaya, creo que yo también me empeñaría en llevarlo al cine, con lo que me gusta a mí...jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. verdad? me dejas más tranquila sabiendo que no soy la única masoca en el mundo jajajajajaja pero.... ya crecerá :D

      Eliminar
  2. Yo la de los puzzles. Y mira que lo intento, oye. Con lo que me gustan a mi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya nosotros no podríamos vivir sin ellos. Desde muy pequeñín los hacemos juntos y ahora que al fin lo hace sólo le siguen gustando lo mismo. La verdad que hay unos chulisimos. Cuando quieras nos invitas y nos pasamos la tarde haciéndolos contigo :p

      Eliminar
  3. Pues yo debo de ser una madre rara, pero todavía no he hecho nada de eso!eso sí, en cuanto Mollete se canse a natación, la apunto a que aprenda a montar a caballo!y me veo como la madre de la Pantoja!es el deporte que me he quedado con las ganas de aprender y quiero que ella lo pruebe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos contarás qué tal, si le gusta la equitación o no y sobre todo, si te conviertes en la nueva Pantoja jejejejejeje

      Eliminar
  4. Vaya que dilema. Es dificil el tema porque los padres tratamos de adaptarnos a las necesidades de nuestros bebés pero también tenemos nuestras preferencias. Hoy por ejemplo llevamos al bebé a una fiesta de espuma, su padre se metió hasta el fondo lo disfrutó como un enano pero el peque se asustó. Fue difícil explicarle al padre que solo tiene un año y hay que ir pianno pianno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este ejemplo es muy bueno de lo que quería reflejar en el post. Si es que somos un caso jejejeje Pero todas estas cosas que nos pasan nos enseñan y hace ver que en el fondo seguimos llevando un niño dentro :p

      Eliminar
  5. Jajaja creo que me pasa con todo lo que me apetece de repente y a el no.
    Yo me entusiasmo y luego el, como si nada! Ha veces pensamos que nuestras ilusiones son las suyas, y nos damos cuenta que no, pero bueno, por intentarlo que no quede ;)
    Yo estoy loca perdida por ir al cine con el, pero creo que aun es pronto para mi medusi inquieta... aunque a lo mejor nos estrenamos con Frozen sing alone... ya te contare
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es Reina Oceanica!!!! Lo mismo nos pasaba éste verano con el Circo, era nuestra ilusión que él fuera y no las tenía todas conmigo, pensé que me pasaría como con el cine, pero por fortuna me equivoqué :D

      Supongo que se trata de eso, que aun son pequeños para cine y palomitas :/ Todo tiene su edad y todo llega, así que algún día disfrutaremos de llevarlos y diremos aquello de "pero si hemos ido ayer" jjjjj

      Ya me contarás si vais finalmente a Frozen Sing Alone yo me estoy aprendiendo la canción de "Suéltalo, Suéltalo" porque nos rechifla cuando vemos los anuncios en TV pero me conformaré con Youtube y hacer bailes en casa por el momento jajajajajaja

      Un besazo super grande!!!!!

      Eliminar
  6. Corrigeme el ha veces con h! Ains si es que estoy sopaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajaja no puedo editar vuestros comentarios, blogger quiere que conste tu H forever jajajajajajajajaja :D

      Eliminar
  7. Tengo que pensar, pero en general, suelo dejar que sean ellas las que vayan eligiendo las cosas que quieren hacer y pueden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me parece muy bien Marta, si tienes que pensar es muy buena señal ;)

      Eliminar
  8. Yo le doy a probar las cosas que me gustan a mí, pero si no gustan a la primera, no suelo volver a intentarlo. Eso sí, procuro que las tenga presentes, por si alguna vez cambia de opinión.
    Por ejemplo, me encantaría que le gustase el cine y estoy deseando que llegue el momento de compartir películas con él, pero creo que lo haremos poco o nada, porque como Cachorro, aguanta poco viendo la tele.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Irene, lo mejor siempre es en pequeñas dosis y que ellos decidan pero el cine me nubla la mente, creo que en mi caso es porque todos los recuerdos de pequeña de ir al cine son especiales. Pero si me paro en ellos tengo que decir que yo era más mayor. Así que..... esperaré para volver a la carga jajajajajaja -las ganas no se me van-
      Pues si tu peque es igual en esto ya sabes.... esperaremos juntas ;D

      Eliminar
  9. Me vas a decir que soy una perra del infierno pero ponte en el lugar de tu hijo por un momento,él pensara:jo,a mi madre le hace ilusión ir al cine,la digo que si aunque no.me apetezca;
    No crees?lo digo desde el buen talante eh?jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, de eso nada y tienes toda la razón del mundo, creo que hay mucho de eso, has dado en el clavo hermosa ;)

      Eliminar
    2. Con lo que quiero decir es que tienes un cachorro adorable.
      Por cierto,no respondía a tu pregunta,mi maternidad en si es una batalla perdida,pero como la que gana es mi hija,me doy por contenta,jajaj

      Eliminar

Tu experiencia y opinión me interesan mucho por eso te animo a que escribas un comentario o si lo prefieres me mandes un e-mail contándome lo que consideres. Muchísimas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...