16 de abril de 2014

OMA

En tres años y medio nunca había llegado el momento de tener que tomar antibióticos, lo cual era buena señal, pues apuntaba dos cosas, que Cachorro nunca había padecido nada grave y que nuestros conocimientos en el tratado de mocos iba bien.

Pero como en casi todo en la vida, siempre hay una primera vez, y los antibióticos entraron en la Leonera con el estandarte de guerra en alza y ganas de batallear.

El viernes por la noche Mufasa había quedado con sus amigos así que Cachorro y Leona dormirian solos y a pierna suelta. Lo que nadie esperaba es que en mitad de la noche el pequeño felino llamara llorando a su mamá. Aunque, pensandolo bien, no había echado siesta, solo hacia dos horas que dormia, estaba claro, era un terror nocturno, de esos que suele tener cuando el cansancio es demasiado. 

Pero esta vez habían tenido suerte, pues sólo duro 20 minutos, duros, eso sí, pero sólo 20 y Cachorro se quedó de nuevo dormido como si no hubiera pasado nada durante ese tiempo.

La Leona aprovechó para acurrucarse en su cama y dormir a pierna suelta, sin oír ronquidos, ni sufrir patadas traicioneras en mitad de la noche.

Pero la calma se volvió a romper, Cachorro estaba despierto y volvía a llorar, pero esta vez de dolor. Se quejaba del oído derecho. Y la Leona pensó que tal vez no era un dolor interno si no, más bien, un dolor superficial debido a una mala postura o algo similar. Por eso tardó casi una hora en pensar en darle un analgésico al pobre gatito que no dejaba de llorar y quejarse intermitentemente. 

La noche fue larga y dura pero pudieron descansar hasta bien entrada la mañana, eso sí, los dos juntos en la cama grande.

El día siguiente transcurrió como cualquier otro, hasta que llegó la tarde y Cachorro comenzó a llorar, sin consuelo, quejándose del oído derecho. Le dolía mucho y no lo podía aguantar, decía. 

La Leona pensó que tal vez lo tuviera irritado a consecuencia de esos mocos malditos que llevaban en su nariz toda la semana. Le administró ibuprofeno pero Cachorro no dejaba de llorar y pidió ir al hospital. -Que mal debía encontrarse el pobre para formular semejante petición-.

Un taxi pronto los dejó en el servicio de urgencias y cuando al fin les tocó una joven pediatra, la mar de simpática, confirmó que Cachorro tenía OMA, o lo que es lo mismo una otitis. Explicó que tenía el tímpano abombado y el conducto irritado e inflamado, lo que le parecían motivos de peso para recetarle antibiótico.

fuente imagen e información sobre Otitis

Hoy hemos acudido a revisión del oído con nuestra pediatra de cabecera. Cachorro tiene el oído rojo, y ella ha creído que era una exageración la toma de antibiótico. Obvio, lleva tomando antibiótico desde el sábado, imagino que en 3 días algo de efecto le hiciera no? Lejos de entrar en una discursión acalorada le he dicho que voy a terminar el tratamiento que le pusieron en urgencias.

Si como nosotros hasta ahora nunca habéis tenido una OMA infantil en vuestras guaridas debéis saber que:

  • Es muy doloroso y vuestro cachorro llorará intensamente tocándose el oído que le duele.
  • El ibuprofeno es más aconsejable para paliar el dolor que el paracetamol (lo he probado)
  • No es necesario taparle el oído malo (lo consulté)
  • Una vez diagnosticado el tratamiento para curarlo es administrar antibiótico.
  • Pueden hacer vida normal, aunque nosotros no hemos mandado a Cachorro estos días al colegio pues ante un pico de dolor en el centro escolar no le administrarían medicamentos.

Espero que nunca tengáis que pasar por una otitis infantil pero si ya lo hiciste tu experiencia puede ayudar a otras familias, ¿nos la cuentas?

14 comentarios:

  1. Por desgracia, alguna hemos pasado en nuestra humilde guarida... Y sí, pobrecitos es muy doloroso. Bien lo sé por propia experiencia también...

    Un abrazo grande, y me alegro que el cachorrín ya esté mejor y el dichoso antibiótico haya hecho su trabajo. No es plato de gusto tomarlo, pero si hace falta... hace falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Burbujita cuanto me alegró tu visita cuando leí tu comentario el otro día :D

      Siento que conozcas también este dolor :( pues es una pena verlos así de pochines y bueno... que te voy a contar que no sepas .... El antibiotico es fabuloso aunque es una pena que haga falta ;)

      Un abrazo gigantesco.

      Eliminar
  2. Aún no me ha tocado, pero le tengo respeto a ese dolor, yo nunca lo sufrí, pero siempre he escuchado que es muy doloroso. Espero que a mi cachorrita no le toque aun, es muy pequeña como para que me diga lo que le pasa.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lorena, parece que es así, muy doloroso, pero también es cierto que el ibuprofeno es gran aliado para él :D Yo también espero que no os toque nunca.
      Un besazo enorme.

      Eliminar
  3. Pobrecillo. Yo nunca he experimentado el dolor la verdad sea dicha, y mi nena tampoco, pero se ve que duele muchísimo. Suerte que con antibiótico pronto se nota la mejoría. Un besazo y que se mejore.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sois una afortunadas, espero la cosa siga así mucho mucho tiempo ;D
      La verdad que es increible lo pronto que mejoran gracias a él :)
      Un besazo gitantesco

      Eliminar
  4. Me alegro de que esté mejor. Cruzo los dedos, aquí los cachorros no han padecido pero los dos padres somos propensos... 😵😵😵

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vayaaaaaa pues espero que tus pitufos no salgan a vosotros y esto lo pasen de largo. Un besazo preciosidad.

      Eliminar
  5. Jo, te leí ayer y tenía dudas de si había comentado o no.
    Espero q esté recuperadillo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejeje tu movil no me quiere nada ultimamente ;p
      Ya está recuperado al cien por cien, gracias golisonita mia

      Eliminar
  6. Por ahora,no lo hemos sufrido,pero gracias por tus consejos,y espero que estéis mejor,besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 100% recuperados :D
      Muchas gracias por tus buenos deseos vecina ;D

      Eliminar
  7. La bichilla de momento no ha padecido nada pero según parece el tema de las otitis son muy frecuentes en los niños. Lo de llevarse la manita al oído que les duele me ha parecido muy buen consejo para que detectemos rápidamente el posible problema y podamos actuar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo por vosotros y sobre todo por la Bichilla. Lo cierto es que sí, que deben ser muy frecuentes por lo que he leído y oído, además de mega dolorosas.
      Espero que no os llegue nunca el momento pero si la Bichilla llora infinito y se toca el oído .... ;D

      Eliminar

Tu experiencia y opinión me interesan mucho por eso te animo a que escribas un comentario o si lo prefieres me mandes un e-mail contándome lo que consideres. Muchísimas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...