14 de junio de 2013

Daños colaterales por el Encuentro de Madres Blogueras

Como ya conté el Lunes el día 8 estuve de evento bloguero en la capital del reino y si bien aprendí mucho, también me divertí, pero... siempre con Cachorro en la mente.

No dudo que en algún momento de aquel sábado de chicos él también pensaría en mi, pero el recibimiento del domingo en el aeropuerto de la Sabana me dio qué pensar. Como ya habéis leído en mi página de facebbok, lo primero que me dijo al verme fue mamá qué me has traído -menos mal que soy previsora- y poco más. Yo esperaba un reencuentro a modo de película estadounidense en el que corriéramos a fundirnos en un eterno abrazo, pero... nada es lo que una imagina.

Con éste panorama nos montamos en el coche y no pude retrasar más la entrega de regalos. Afortunadamente para mi, no sólo había comprado un regalo que llevaba escondido toda la semana en el maletero del coche, si no que también me habían regalado dulces y "juguetes" los patrocinadores del #8J.

Así que en cuanto saqué el paquete envuelto con papel de jugueteria el ramo de golosinas pasó a un segundo o tercer plano. Pero mi juguete paso a un cuarto plano al mencionar que también había un balón de playa -con el que se pasaría jugando la tarde del domingo para mi agotamiento era lo ideal claro- y un "disco volador" como él lo llama.

Esa tarde lo tuve pegadito como una lapa y, si normalmente va a todas partes conmigo, en esta ocasión era algo realmente llamativo. 

La hora de dormir llegó y con ella el quiero dormir contigo mami así que nos abrazados bien fuerte y zzzzz.

Lo malo llegaría de buena mañana en la que no quería que me fuera a trabajar, en la que no quería que lo dejara solo, en la que debía de pensar si esta se fue a trabajar a Madrid igual lo vuelve a hacer hoy. El lunes llegaron los lloros y las lágrimas cuando debía irme de casa; el lunes se me rompió el corazón por verlo llorar sin consuelo mientras se apretaba contra mi -sí lo sé son mañas pero...- el lunes mi cachorro me recordó lo pequeñito que es y el martes también.


26 comentarios:

  1. ooohhh!!! ese momento "me parte el corazón" es lo máx! es verdad! mi M es un poco independiente de más, pero cuando lelgo de un finde fuera se me pega como una lapa, me encanta!! enganchada al cuello cual mono araña! es genial y aterrador a la vez sentir que eres tan importante para alguien!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me encanta tu "mono araña" jijiji la verdad que es genial sentir que nos necesitan y quieren tanto pero, como bien dices, también aterrador :s
      supongo que cuando éstos amores pasen -pues creo que no será algo eterno- lo echaremos de menos pues en el fondo es algo especial aunque "pesado".
      Besazos

      Eliminar
  2. Mi hija pequeña -la petite- me abrazó, me besó, no se separó de mi en toda el día. Pero cuando vio el lunes, que me volvía al trabajo, se puso a llorar desconsoladamente, pensando que la volvía a dejar sola. Pero el reencuentro fue genial con ambas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tocaya, lo mismo, mismito que le pasó a Cachorro, aisssss -mal de muchos...- Espero que la Petite ya sepa que no te vas a volver a ir durante un tiempo :D

      Eliminar
  3. Y el gustazo k da cuando te das cuenta de lo mucho k te necesitan?!... Son un encantoo! Jeje! Aunk pobretes les ves pasarlo mal cuando no tienes otro remedio k irte...
    Mi hija la verdad es k no es igual. Yo me voy y ella se queda tan ancha y cuando vuelvo esta como si nada. Jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que da gusto, ya sabes el ego sube a la estratosfera, pero sí que da penita también.
      Cada niño es un mundo está claro pero aunque igual prefiero un punto intermedio entre tu hija y Cachorro jajajaja.
      Un besote

      Eliminar
  4. ay pobre, me imagino tu “angustia.“ Pero piensa que muchas de estas cosas los niños las sienten en un momento, pero en cuanto se distraen con otra cosa se les han pasado. Y somos nosotros los que seguimos rumiando y preocupandonos, cuando ellos ya estan corriendo y saltando. Yo cuando era peque le hacia algo parecido a mi madre todas las mañanas segun me tiene contado, y sin embargo yo no lo recuerdo y recuerdo una infancia muy feliz y que me encantaba el cole, estar con la niñera... Asi que animo y a disfrutar ahora del funde con ellos! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón señorita. Es verdad que somos nosotros los que magnificamos las cosas, en la mayoría de los casos, y sí no eh aquí este post jajajaja. Me dejas más tranquila al saber que tu no recuerdas esos lloros cuando se iba tu madre :)
      Un beso gigante y este finde seguro que nos da para disfrutar mucho que llega el verano al fin jajajaja

      Eliminar
  5. Awwww! Nada que una mami amorosa no pueda arreglar. Me funciona decirle a mi chico: "Recueda que te recojo más tarde y que nos volveremos a ver". Es una oración rutinaria cuando lo dejo en la guardería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que los mismos lo curan todo pero supongo que el no verme durante un día entero bajo la escusa de que me iba a trabajar a Madrid le pareció una eternidad y de ahí su temor a mi no regreso el lunes al decirle que me iba a trabajar. En fin el amor lo puede todo está claro ;)

      Eliminar
  6. Pues que te entiendo perfectamente, yo aparcecí por casa de mi madre a cambiarme y cuando mi peque me vio se agarró a las piernas y me dijo "mami no vayas, yo mami, no mami" y se echó a llorar, nunca lo había echo asi que pensé que le pasaba algo pero al dia siguiente se pasó enchufado a la teta todo el domingo...en fin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nos echan de menos Sara es así!!! Mami siempre será mami -afortunadamente- Espero que tu peque, tras un domingo lapa, te diera respiro el resto de la semana :D

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. jajajajaja si claaaaaroooo jajajajajaja

      Eliminar
  8. Pero y lo q nos gustan esos reencuentros y esas llamadas de atención de los peques?!
    Marcela se saltó el control en la estación y vino como una bala a avalanzarse sobre mí; casi.muero de emción. Bruno lloraba porque su padre no le dejó salir corriendo, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los reencuentros son lo mejor!!! ese tipo de llamadas de atención la verdad que no me gustan tanto pero sí me enternecen el corazón :)
      Que linda Marcela aisssss me la imagino. Si es que son un amor los dos :D

      Eliminar
  9. Pero lo mal y lo bien que nos hace ver que somos imprescindibles para ellos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Ohhh que bonito! Da penita que se pongan así pero tambien hace ilu saber que te necesitan tanto verdad? Para comerselo al cachorro!

    ResponderEliminar
  11. Buenas chicas, a pesar de que llevo más de 20 años adaptando niños de 0 a 3 ,aconsejando sobre tema de separaciones en horario de guardería,llegó el 8j y nunca me había separado de la pequeña Anna con casi 16 meses. Y aunque se quedaban ambas princesas con su papá,es decir, no quedaban al cuidado de ningún extraño, aún así mi cabeza estuvo en ellas hasta que llamé al media jornada y como todo marchaba ok en casa ya me relajé y me concentre en los consejos de 2.0.
    Lo que les haga poner mal a nuestros hijos nos quiebra el corazón. Pero un consejo, cuando suceden eventos así, que debemos separarnos de ellos y al día siguiente o a los días nos siguen reclamando ese despegue, intentemos no manifestar que eso ha sido algo grave o que nos debemos a sus reclamos porque les dejamos solos. Sí algunos mimos más de lo habitual pero nunca exagerado, porque sino usarán ese chantaje emocional hacia con Mamá ante toda conducta que ellos consideren que no les gusta,pero que desde una mirada adulta sabremos que no es nada grave y que en definitiva les ayudamos a crecer. Para que en una próxima salida no se queden con tanta angustia, jugar mucho al cucú tras, hacer salidas cortísimas, elaborar esos despegues en los niños pequeños es igual que un entrenamiento que hace un deportista para enfrentarse a una competición.
    Fuerzas y como dicen otras manos a no darle muchas vueltas a la cabeza que son experiencias que enriquecen a los peques.
    Buen sábado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Laura que tienes mucha razón, si sucumbimos a sus demandas y lloros extremos estaremos "perdidas" pues si eso funciona hoy por qué no lo hará mañana... Es cierto que son listos y todo lo aprenden al vuelo. Cachorro ya tiene practicamente 3 años y la verdad que hacía siglos que no me pasaba algo así ante una separación, de hecho cuando volé a Madrid se quedó más ancho que pancho. Pero...
      No perderé de vista tus consejos, que me sirven como recordatorio :)

      Y espero que disfrutes mucho de tu sábado con tus peques -aiss 16meses que me la comoooooo....-

      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Manos no quise describir jaja,sino mamis

    ResponderEliminar
  13. ayyy que ternurica me ha dado esta entrada, a mi me paso exactamente lo mismo , nunca me habia separado mas de 8 horas de Sñrto. Escarlato y como mucho una noche.Estar separados 2 dias fue duro para los dos.El balon de playa tambien triunfo en casa Desblogger, ya me ha roto una lamapara...no te figo mas, jajajaja
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :D si es que en el fondo todos los peques son más o menos igual y están más o menos atados a mami. Porque ya sea Hiena o Leona una madre es una madre jijiji.
      Pincha ese balón que parezca un accidente jajajaja
      Un besazo.

      Eliminar

Tu experiencia y opinión me interesan mucho por eso te animo a que escribas un comentario o si lo prefieres me mandes un e-mail contándome lo que consideres. Muchísimas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...