7 de junio de 2013

Agresiones dolorosas

Los niños experimentan con su propio cuerpo y así aprenden, por ejemplo, qué es el dolor. Es tonto pensar que nadie quiera hacerse daño a posta, es tonto pensar que tengas un motivo que te lleve a practicarte dolor, pero los niños son un misterio en sí mismos.

Ayer trasnochamos y serían las 22:10 cuando poníamos rumbo a la Leonera. Las estrellas empezaban a cubrirse de nubes tormentosas pero la buena temperatura hacía que no tuviéramos prisa por llegar. Empujando su carretilla de obra, Cachorro, me iba contando qué hacer con las hojas y palos que llevaba dentro. Al parar en un paso de peatones decidió que tiraría todas las hojas recopiladas horas a tras en aquella papelera.

Y ahí estábamos entretenidos cuando un estruendoso sonido rompió la concentración del momento.


Un niño corría por la acera de enfrente, distraído, y sin remedio rompió a llorar tras chocarse con una señal de trafico, de esas que indican que el aparcamiento está reservado para minusvalidos. 

Cachorro no entendía qué había pasado así que se lo tuve que explicar tres o cuatro veces con detalle. Cuando al fin terminó de vaciar su carretilla cruzamos y no pudo evitar hacer una reconstrucción de los hechos explicándome cómo había sucedido todo.

Seguimos nuestro camino tranquilos, hablando de nuestras cosas, y tardando lo que se suele tardar cuando un niño no quiere ir a casa y encima va con un carretillo.

Ya en casa se me ocurrió contarle a PapáCachorro el suceso de la calle con aquel pobre niño mientras lavaba las manos a Cachorro. Finalizada la historia me fui a preparar el escondrijo del pequeño felino para ir a dormir cuando...

Aparece en mitad del pasillo un cachorro llorando sin consuelo asegurando que se ha hecho daño en la cabeza.

Los mismos, los abrazos y las dulces palabras lograron cesar los lloros. Pero ¿qué ha pasado? Cachorro no nos lo quiere contar. -no te lo quiero decir mami-

Finalmente, antes de caer rendido, confiesa. Supongo que empujado por la curiosidad él mismo se ha golpeado la cabeza contra el marco de la puerta bien fuerte y ahora tiene un chichón en el lateral de la cabeza que le duela a rabiar. -mamá no quería hacerme daño


¿Os ha pasado algo parecido?

20 comentarios:

  1. El pobre.... A mi la verdad es que no me ha pasado nunca no, se ha hecho daño varias veces y no me lo ha querido decir en el momento (hasta que ya no lo soportaba más) por miedo a que le riñese pero no, lo de Cachorro no me ha pasado nunca.
    La verdad es que estos niños y sus ganas de "aprender" nunca dejarán de sorprendernos!!!
    Dale un besazo enormeeeeeeeeeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad que para mí es la primera vez que no quiere contarme algo y la primera vez que se autoagrede en busca de experiencias 0_0 Espero que no lo haga más, aunque él mismo decía que no lo volverá ha hacer porque no quería hacerse daño, pobre.
      Desde luego que la maternidad es un camino lleno de sorpresas y descubrimientos ;)

      Eliminar
  2. Mami Jamonete7/6/13 9:40

    Pues si que me ha pasado...mi Jamonete acaba de cumplir 2 años y parece que le encanta darse cabezazos, lo suele hacer contra el colchón, pero en varias ocasiones lo ha hecho contra el suelo, o incluso contra mi cara y como se hace daño pues me mira diciendo "aquí que ha pasado??", y encima lleva ya más de un mes que no para de darse tirones en las orejas, cosa que ya me tiene a mi desesperada, que no se que hacer porque se hace hasta heridas y se las deja rojas como tomates...en su caso más que experimentar por saber como es el dolor, creo que lo hace por nervios....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecillo tu Jamoncete. La verdad que debe ser desesperante verlo sufrir gratuitamente. Siento no poderte compartir contigo ninguna experiencia al respecto. Crees que es nervioso? pues supongo que esa "mania" sea más dificil de quitar pero no imposible. Así que mucho ánimo preciosa.
      Muchisimas gracias por compartir tu experiencia, espero que otr@s papis se animen a comentar y tal vez alguien pueda darte alguna idea.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Mami Jamonete7/6/13 10:06

      Muchas gracias guapa, si..la verdad que es muy nervioso, no para quieto ni un segundo y cuanto más excitado está es cuando más tirones de orejas y cabezazos se da...
      Un abrazo

      Eliminar
    3. Parece que no recibimos el comentario que de luz a la "mania" de Jamoncete. Se me ocurre que tal vez le puedas premiar si deja de hacerlo. Como es algo nervioso le podrías proponer

      "si dejas de tirarte de las orejas ya te doy...(una pequeña cosa que le guste mucho)"

      Es lo único que se me ocurre y que tal vez no funcione en absoluto y que posiblemente ya has probado, pero sigo pensando eh?

      Un abrazo.

      Eliminar
    4. Gracias por seguir dándole vueltas...parece que lleva un par de dias que se tira menos, eso si, ahora me da pellizcos a mi, en fin poquito a poco....

      Un abrazo

      Eliminar
    5. Me alegra saber que poco a poco va mejor aunque cambiara de "mania" aisss mucha paciencia y ánimo Mª Angelas :)
      Un besazo.

      Eliminar
  3. Bueno, últimamente a mi hija le ha dado por pegarse. Cuando se le escapa la mano y me pega y le regaño va y se pega a ella misma. tal vez porque no se fía de mí cuando le digo que duele.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jijiji que bichejo. Tal vez piense "que exagerada es mami" y lo compruebe para salir de dudas. Son la monda.

      Eliminar
  4. Ayyy pobreee .El mio a veces se da capones en la cabeza y hace que llora para que le de mimitos.Como si a mi me hiciera falta escusa para darselos.Nos vemos mañana.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja el señorito escarlato no sabe nada... jajajaja Ya imagino que le estarás achuchando a todas horas ;)

      Eliminar
  5. Jolin!! Pobrecillo. Que le debió llevar a hacer tal cosa? Los niños son misterio, esta claro. A mi nnka me ha pasado algo parecido. Un besilo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que son un misterio en sí mismos :) Pero bueno de todo se aprende -o eso dicen- Un besazo guapísima.

      Eliminar
  6. Yo, de niña, lo hice dos veces para experimentar el dolor que hacía llorar a mi hermana: sentir el calambrazo de un enchufe y una quemadura en el dedo con la llama de una vela...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aisss Lucia!!! todo por aprender y experimentar.. menos mal que sólo lo hiciste dos veces, pero vaya dos veces, debiste quedar colmada de sabiduría jijiji. Está claro que los niños no dejarán de sorprendernos nunca.

      Eliminar
  7. Ay pobre! Mi peque Nicolás se hace daño muchas veces pero no aposta, sino porque es un loco y se tira a hacer de todo, subirse a la trona él solo con la consiguiente caída y golpe, tratar de imitar a los niños mayores en el parque, se tira al suelo de golpe cuando está emocionado, corre muy rápido y se tropieza, etc etc. Siempre tiene algún moratón y/o chichón...
    Es que todo lo tenemos que aprender, incluso que los golpes hacen daño ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre Nicolas aunque te diré que se parece mucho a un niño inquieto que vive en mi Leonera jijiji. Está claro que son incansables y que el peligro no existe para ellos por el momento. Aisss pequeño locuelos.

      Eliminar
  8. jajaja si, si me ha pasado, aqui lo puedes leer: http://www.soymamablog.com/sofia-emo.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora mismo voy a leerlo Viviana pues me has dejado intrigada ;)
      Gracias.

      Eliminar

Tu experiencia y opinión me interesan mucho por eso te animo a que escribas un comentario o si lo prefieres me mandes un e-mail contándome lo que consideres. Muchísimas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...