9 de noviembre de 2012

Silla, coche, carrito...

Una de la compras más importantes, tal vez, que una futura mamá hace, se produce con la adquisición de el vehículo de transporte de su bebé.

En la Sabana el tema estaba bastante claro, queríamos un vehículo a estrenar y con tintes románticos -es decir yo lo quería así y punto-

Hubiera muerto de amor si hubiera podido pilotar un coche de capota como en el que viajó la Yaya en sus tiempo mozos.

Pero finalmente, uno color azul marino, cuyo capazo, huevo y silla de paseo se podía instalar en el mismo chasis -o lo que es lo mismo, ruedas- fue la opción definitiva.

No iba a ir yo poco chula paseando con mi Cachorro, quien iría durmiendo a pierna suelta, disfrutando del sol que doraría mi piel. 

aquí el porta cachorros
Pero el destino nos tenía preparada una gran sorpresa.

El pequeño odiaba profundamente ir en su flamante coche de capota. Lloraba tanto que al principio de su nacimiento me planteaba el no salir a la calle.

Hasta que opté por dejar atrás el capazo y llevarlo siempre en el huevo, el que empleaba exclusivamente para el coche, pero al no ir tampoco en coche -porque a los 2 minutos de estar en él los llantos eran aterradores- no me haría gran trastorno.

Así es como fui perdiendo poco a poco el bonitismo en mis paseos, como fui descubriendo que no siempre lo que tienes programado funciona llegado el momento. Y como me dí cuenta, que mucho pensar en vehículos y transporte con tracción a las cuatro ruedas, pero que poco estaba informada sobre el porteo. Lo que me llevó a cometer más errores que aciertos, como ya comenté en este post.

Bien es sabido que nada es eterno y en cuanto Cachorro fue pasado a la silla de paseo, con 4 meses, volvió la paz a los paseos y sobre todo el bonitismo y las siestas en la calle y la toma de las primeras piruletas bien acomodado.

Hoy en día, Cachorro, ha dejado de utilizar su silla molonga -por el peso y volumen más que nada- pasando a ser trasladado de un lugar a otro en una de las famosas silla paraguas, la cual tiene los días contados pues él solo quiere andar o mejor aun ir en brazos!!

Pero mientras seguiré usándola pues no saben lo bien que me viene para llevar bolsas ji ji ji

6 comentarios:

  1. Hola! He aquí una nueva seguidora de tu manada! :)
    Cuando estaba embarazada, me gustaban los carros estos modernos altos, pero un día vi como se caía un bebé de arriba a abajo con su mamá delante pero esq no le dió tiempo a hacer nada, y palidecí y esa idea quedó descartadísima! Al final compramos un trio de Chicco monísimo, con un capazo amplísimo que se ha quedado casi sin estrenar porq a mirubio no le gustaba, asiq íbamos siempre con el huevo. Hasta que se le quedó pequeño y lo pasamos a la silla, y ya va un poco estrecho y estamos pensando en comprar una ligera. Ains, cómo crecen...! :,(
    En fin, invitadísima a pasar por mi rinconcito, guapa! Muak! :)
    ___________________
    http://unrinconcitoparamirubio.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida y mil gracias por quedarte entre mis seguidores ;)
      La verdad que crecen rapidísimo!!!! Nosotros compramos una de Inglesina y estoy super contenta con ella pues el respaldo se tumba por completo, tiene una cesta bastante maja, etc, etc. Así que piensa bien tu elección pues al final le sacas un montón de partido ;)
      Por cierto, las sillas modernas es el miedo que me daba a mi también, las posibles caidas desde esa altura, ni pensar quiero en cómo se quedaría esa madre que viste.
      Un besazo.

      Eliminar
  2. jiji, si en nuestro caso, misma evolución. Del capazo, se aburren rápido, en cuanto levantan el periscopio para ver que pasa por ese mundo al que han llegado, en el Maxicosi como es muy peque apenas se pueden mover, y tampoco les gusta.
    Nosotros cuando le pasamos al modo silla de paseo, ya empezó a ir mejor porque tenía mas visibilidad e iba mas incorporado.
    Ahora igual, estamos en la fase "silla de paraguas" y es comodísima, para nosotros porque se abre y cierra fácilmente,y el como cachorro, ya aguanta poco en ella, así que cuando salimos de compras soporta todo el peso de las bolsas y abrigos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja está claro la "silla del paraguas" es la evolución materna del "carrito de la compra" jajajajajajaja Cachorro me dice: -mamá hoy llevas bolsas? y al decirle que sí -ah vale, llevamos silla jajajajajajaja me parto con él.

      me resulta curioso que la evolución sea la misma, y estoy segura que a la mayoría les pasará igual, nos engañan con tanta silla evolutiva jajajajajaja

      Eliminar
  3. jeje yo también necesito silla con cesta grande para transportar bolsas y demás, ¡me parece comodísimo!
    qué simpático el cachorro con su piruleta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad? una silla sin cesta no vale para nada jajajajajaja
      Hacia tiempo que no veía esa foto de la piruleta y no me he podido resistir jajajaja

      Eliminar

Tu experiencia y opinión me interesan mucho por eso te animo a que escribas un comentario o si lo prefieres me mandes un e-mail contándome lo que consideres. Muchísimas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...