30 de abril de 2012

más vidas que un gato

Dicen los sabios, que los gatos tienen, al menos, siete vidas, y que caigan desde la altura que caigan siempre lo hacen de pie. Cachorro, como buen felino, sigue ésta máxima a pies juntillas.

1. Los primeros días en los que eres madre te mueves como un ladrón en un museo... casi siempre!!!

Teniendo en brazos a Cachorro, dormidito como los ángeles, Mamá quiso quitarse la chaqueta que le daba tanto calor (pero qué haces en pleno mes de junio con una rebeca de lana...) y se le ocurrió la gran idea de posar, suavemente, a su pequeño retoño sobre la cama, provocándose el desastre....

La gigantésca cama de Mamá debía estar más baja de lo que ella pensaba así que al posarlo la caída no fue precisamente suave, lo que provocó que Cachorro rompiera a llorar.

Suuusssto de muerte.

2. En su primer trimestre de vida comprobé, muy a pesar mio, que Cachorro cuando duerme duerme de verdad.
 
Mamá llegaba a casa de la Yaya, con un pequeño Cachorro dormido en su huevo. Cuando ésta se disponía a desmontar el huevo del chasis de la silla, para poder subir los cuatro pisos con su retoño placidamente dormido, se atascó el maldito botón "aprietamete que yo hago el resto", provocando el desastre....

El arco protector estaba hacia delante, y no sé aun cómo, teniéndolo bien agarrado con mano firme, el huevo hizo un giro inesperado y se me calló al suelo con Cachorro dentro.

Pálida, al borde del colapso, puede comprobar que Cachorro sólo había abierto los ojos para ver que pasaba y seguir durmiendo.

(ni un rasguño sólo se lastimó el corazón de una primeriza)

3. A sus 6 meses, Cachorro, adoraba estar metido en la cuna y poder jugar dentro de ella a modo de parque. 

Una tarde de invierno, en la que Mamá llevaba en brazos a Cachorro, y mil quinientas bolsas con ella, subió rauda y veloz la escalera que conducía al quinto piso en el que vivían, seguida a paso ligero por Papá.

Abrió la puerta principal dejó a Cachorro en su cuna un momento, y se dio la vuelta para posar las bolsas en el suelo de la habitación, miró a Cachorro que estaba asomado agarrado a los barrotes de la cuna, y cuando volvió a mirar desastre...

En cuestión de dos segundos Cachorro caía de cabeza hacia el vació infinito, un brinco y lo cogí en el aire gracias a que aun tenía puesto su buzo michelin, propio del invierno norteño. 
Apretándolo contra mi, lo miré con los ojos encharcados, comprobando que estaba perfecto, quiso hacer un puchero, pero mi ssshhh le tranquilizó y ahí quedó todo. 

Aun con él en brazos, salí al pasillo y con voz susurrante dije: -Papá ven rápido casi se me mata el niño.

4. Más mayorcito era cuando encontró el gusto a permanecer a remojo jugando con vasos, tapones y demás enseres propios de la hora del baño.

Un día de juegos acuáticos cualquiera, Cachorro, jugaba con un vaso a echarse agua por la cabeza, cuando se le ocurrió que igual era mejor pedir una pajita y hacer burbujitas. Ni cortos ni perezosos, confiando en su buen criterio con unos 19 meses, se la dejamos. Entre risas hizo sus primeras burbujitas y muy contento aplaudía. Cuando el juego se torno en desastre....

En vez de soplar, el pequeño Cachorro, absorbió sin esperar que el agua fuera directo a su boca, produciendo el ahogamiento inmediato. 

Sustazo de los presentes sin mayor consecuencia que la lección de: madurar un poco rugientes!!!

Y así, en el transcurso de estos 22 meses hemos ido sufriendo sustos, sustillos y sustazos, unos por nuestro descuido y otros propios de la curiosidad de la edad. Pero sean por lo que fueren sustos son, avisándonos de que no somos todo poderosos y hay mil cosas que se nos escapan.

12 comentarios:

  1. Nunca olvidaré el primer susto. Peque con unos tres meses que se queda gateando en nuestra cama mientras papi lo observa y mami que aprovecha para ir al baño. Cuando llego al baño oigo un Boom!! y un unos segundos después un llanto. Al parecer el peque se resbaló y papi no llegó a tiempo. Inolvidable!. Afortunadamente quedó en un chichón pero el susto se me quedó para siempre...Y una nunca está preparada
    Por cierto, creo que hay algo para tí en mi blog ;)
    http://yanethpoints.blogspot.com.es/2012/04/un-blog-original-y-un-regalo.html

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pufff los sustos creo que nos acortan la vida :)

      Muchas gracias por lo que dejaste en tu blgo para mí, eres un amor.

      Eliminar
  2. me encanta tu blog y estoy enganchada, te leo desde liverpool en un ratin que tengo libre.besossss wapisimaaaa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me hace tan feliz!!! saber que te tengo "enganchada" es muy importante para mí.
      ya he visto fotillas por face de tu super viaje, espero que estes de vuelta y me cuentes con detalle.
      un supermega besazo amore.

      Eliminar
  3. Mira, te estaba haciendo un comentario sobre mi gran susto, pero me ha quedado tan largo que me da para una entrada, así que ya lo leerás cuando lo publique, jeje.
    Menos mal que lo normal es que quede en susto.
    Un beso

    http://missymistergolosina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja me alegro de servir de inspiración para entradas!!! espero ansiosa leerlo.
      La verdad que sí, que afortunamente son sustos que poder contar aunque los vivas con horror.

      Eliminar
  4. Sustos que nos dejan con un mal cuerpo... bañándola un día se me escurrió, y metió la cabeza en el agua, qué susto se llevó la pobre y que mal me sentí yo :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aisss Silvia, sobre todo los primeros meses, los sustos se magnifican (creo yo) pero sí menudo sustos los que se dan en el baño....
      Un besazo

      Eliminar
  5. A mi se me cayo de los brazos con 3 meses . Bueno nos caimos las 2 ¡que susto ! Con 6 la di con la puerta del coche en la narid .con 6 y medio se me cayo dos veces del sofa ... No para quieta y claro una que solo tiene 8 brazos ... No da para mas ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aisss que sustos!!!! ya te digo menos mal que tienes 8 brazos jajajaja
      un besazo.

      Eliminar
  6. Hija... que sin vivir!Menos mal que son de goma. Por este tipo de cosas yo no valgo pa esto. Bastante torpe soy ya sin llevar nada en brazos jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja y tanto que son de goma, si a mi me pasara algo de esto ya estaría difunta jajajajaja.
      asi que torpe eeehhhhh no lo podias tener todo.... ARTISTA!!!

      Eliminar

Tu experiencia y opinión me interesan mucho por eso te animo a que escribas un comentario o si lo prefieres me mandes un e-mail contándome lo que consideres. Muchísimas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...