20 de marzo de 2012

Tras el primer ataque...vienen más!!!

Tras el primer ataque virico que sufrió la manada, los bichitos verdes (que así imagino yo a los virus) nos dieron una tregua, mientras, se armaban y decidian a qué miembro atacar de nuevo.

Como en toda guerra, el componente más debil fue el elegido. Si aquel domingo de principios de marzo, Cachorro había salido victorioso del primer ataque febril, este sábado amaneceria con congestión, goteo constante y tos mucosa. -Buenos días!!!

Yo aun arrastrando mi catarro (el cual parece que está muy muy agustito conmigo y no se quiere ir) me dije: -Pero por qué!!! Otro finde malito NO ES JUSTO!!!  Pero, quién dijo que la batalla virica fuera justa o fácil...

Jeringuilla en mano todo el fin de semana, para intentar hacerle el proceso catarral más llevadero. Pese a todo, los lagrimones le recorrian la cara, y Cachorro, él solito, se limpiaba con un pañuelo, que guardaba como podia en su pequeño bolsillo. Parece mentira pero el domingo Cachorro amenició muchisimo mejor gracias, otra vez, al Apiretal. 

Y con éste panorama dió cominezo la semana. Semana ésta muy especial para mí, pues el día 15 hacía 30 años. 

Bien es cierto que nos hacemos mayores y que los cumpleaños nada tienen que ver con aquellas fiestas que celebrabas cuando tenias veintipocos, pero a mí me sigue gustando hacer de ese día un día especial y único. Así que con mi canturreo y sonrisa, efecto de la eforia de los 30, llegué a casa después del trabajo para recibir el mejor, sin duda alguna, de mis regalos treinteañeros. 

Un Cachorro congestionado me recibió cantando "Cumpleaños Feliz" cómo sólo un niño de 20 meses sabe: -Cunqueanos Feliz, cunqueanos feliz!!! Biennnnnn!!! (aplausos) 

Qué más se puede pedir...

Así que, después de la euforia del jueves, pasaron los días hasta llegar al Domingo, otra vez... Y como no podía ser de otra manera, los bichitos verdes nos recordaron que están ahí, para lo bueno y para lo malo, hasta que la muerte nos separe....

Madrugada de domingo, movimientos convulsos, suspiros y quejidos... -Creo que me voy a ir a urgencias me encuentro fatal, me duele muchisimo la tripa!!! Un -vale cariño, pero puedes ir sólo?, es todo lo que le puede decir....

Con este despertar que tuvimos, nos pasamos todo el día (literal) en un pasillo del servicio de urgencias del hospital, para que finalmente no encontraran el motivo de los dolores abdominales de mi marido y le mandaran para casa. Eso sí, tras 7 horas de espera para hacer una prueba de 5 minutos.

Quien diga que el día del Padre es un día soso, el año que viene que se venga a mi casa, garantizo un día diferente cuanto menos.




2 comentarios:

  1. jajaja, me mola esta version de las cosas. el año que viene me voy a pasar el dia del padre contigo, jeje, pero los bichitos verdes alejados de mi, eh??? me ha gustado mucho. besoss

    ResponderEliminar
  2. jajajaja sin duda alguna Mónica te mantendré protegida ante cualquier posible ateque ;)
    me alegro que te guste esta entrada. Un besazo preciosa.

    ResponderEliminar

Tu experiencia y opinión me interesan mucho por eso te animo a que escribas un comentario o si lo prefieres me mandes un e-mail contándome lo que consideres. Muchísimas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...