20 de marzo de 2012

Cosa de madres

Cuando eres joven e inexperta te dices a ti misma que si algún día tienes hijos, nunca serás como tu madre. 

Tú nunca regañaras a uno de tus hijos por vanalidades como tirar una pelota por la ventana, o saltar en la cama sin parar.

Tú nunca te enfadaras porque no come judías, o porque no quiera recoger su cuarto en el momento justo en el que se lo dices.

En la adolescencia crees que tu madre es tu archienemiga, pero al crecer, tanto con hijos o sin ellos, vas dándote cuenta de que en realidad es superwoman.(Aunque sigues pensando que cuando tengas hijos no serás como ella ni en broma)

Y así la vida te demuestra, que en el momento en el que se es madre, todas aquellas cosas de las que en un principio renegabas se han convertido en algo normal y necesario para tu vida. 

Descubres, que mientras dormías, te han formateado el disco duro y que no sólo haces cosas y dices cosas como tu madre, es que ahora eres TU MADRE.

Y en eso creo que me he convertido yo en estos meses, en una fotocopia de ella, con sus dimes y diretes incluidos. Con mis cosas, como todas, pero con su esencia y que no me falte!!!

2 comentarios:

  1. Cuánta razón. Cómo cambia nuestra percepción respecto a nuestras madres una vez nos convertimos nosotras en mamás.

    ResponderEliminar

Tu experiencia y opinión me interesan mucho por eso te animo a que escribas un comentario o si lo prefieres me mandes un e-mail contándome lo que consideres. Muchísimas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...