7 de febrero de 2012

Voy a ser mamá

Aun hoy recuerdo cómo fue el día en el que confirmé mi embarazo y cómo se lo conté a mi padre y al que hoy es mi marido, (tras su primer y único día de pesca), como antes de que ellos lo supieran ya se lo había contado a mi hermano, pasandome por su trabajo y diciéndole "es que estoy un poco embarazada", y como, mucho antes ya lo sabía mi madre. Y quien si no una madre es la primera que se entera de las buenas noticias que una hija debe dar, máxime cuando te la llevas de carabina al servicio de urgencias del hospital, bajo la sospecha de estar embarazada,  tras una prueba, del antiquísimo predictor, positiva, esperando que te lo confirmen unos auténticos profesionales en la materia.

Pues así, sin más florituras, es como una se entera que está embarazada. Pero antes de esto tu cuerpo, sabio , aunque inexperto, te va dando avisos: -Pufff no puedo con la cerveza que ardor!!! -Pufff estoy agotada, parece que estoy incubando algo no me puedo ni mover!!!-Pufff creo que me va a venir la regla, tengo unos pechos descomunales!!! -Pufff pero que sueño, me duermo de pie!!!....

Y comienzan las nauseas, los mareos, los malestares generales y la felicidad te invade, el ardor también. 

Todo esto termina con el cuarto mes de embarazo, coincidiendo más o menos con la primera ecografia así que aun estás más feliz. Por fin ves a tu pequeño guisante aunque el ardor no se ha ido (ni se irá hasta dar a luz).

Pasan los meses, tu sigues engordando, tu bebé también, estas cada día más guapa y más cansada, agotada, sin saber que postura tomar para dormir, no estas cómoda, y comienzas a pasar las noches en vela, o ha despertarte a las mil porque se te sube la bola de la pierna derecha y no consigues que se baje pues cada vez que quieres moverte ha de venir el cuerpo especial de bomberos. Pero sigues feliz.

Y con todo, llega la semana 40, y crees que estas perdiendo líquido, pero no estas segura, pues es tu primera vez, y estas nerviosa, no sabes si decirlo o no, son tan bordes en el hospital y tu tan sensible.... Pero te armas de valor y lo comentas. Y efectivamente te hacen una prueba y lo estas perdiendo, así que te ingresan, pero no estas de parto por lo tanto te lo tienen que provocar.

Y ahí es donde de verdad comienza la aventura de ser madre!!! sí, no cuando ya tienes a tu bebé en brazos, si no cuando estas padeciendo el mayor dolor de tu vida, cuando sufres y sólo puedes pensar en que pase rápido, cuando te dices a ti misma: "que esto se olvida? y una mierda!!!" Porque en este momento es cuando descubres lo que es sufrir por tu hijo sin que te importe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu experiencia y opinión me interesan mucho por eso te animo a que escribas un comentario o si lo prefieres me mandes un e-mail contándome lo que consideres. Muchísimas gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...